En los últimos años la educación ha tenido que adaptarse (¡y nosotros también!) para hacer frente a al a contingencia sanitaria. Aunque la adopción de los nuevos modelos fue complicada, podemos decir que, tras un gran esfuerzo, hoy en día nos encontramos bastante familiarizados a las nuevas técnicas y herramientas.

¡Pero esto no acaba aquí! La educación sigue evolucionando y creemos que el inicio de año es un buen momento para reflexionar y pensar en el futuro. Tras estos dos años acelerados, las tecnologías de la información han tomado un papel protagónico, pero con el regreso a las aulas, la digitalización y la presencialidad seguirán coexistiendo, dando lugar a alternativas más diversas y flexibles que esperemos contribuyan a una mejor experiencia para todos los involucrados en el medio educativo.

Aquí te traemos algunas de las tendencias que estarán presentes este año:

1. Modelo híbrido y descentralizado

Si pensamos que la educación híbrida va a suceder solo mientras dure la pandemia, hay que pensar de nuevo. Las escuelas han invertido gran cantidad de recursos en herramientas digitales y, la verdad, es que han comprobado sus beneficios, por lo cual también buscarán oportunidades para sacar el provecho a esta adquisición.

Aunque estamos de acuerdo en que la educación cara a cara es irremplazable, en ciertas situaciones es mejor que esas caras se encuentren detrás de una pantalla en vez de suspender la lección por completo. La idea de descentralizar la educación supone que cada estudiante tendrá la oportunidad de aprender desde sus propias oportunidades, sin limitantes geográficas ni temporales, haciendo el proceso más accesible, ágil y eficaz.

2. EBC (Educación Basada en Competencias)

La educación basada en competencias es un método que permite que la enseñanza se personalice de acuerdo a las habilidades y necesidades de cada estudiante. En un contexto de pandemia como el que estamos viviendo, este método supone una ventaja ya que permite regularizar a los estudiantes en las áreas específicas en las que han visto afectado su aprendizaje por el aislamiento. También tiene la ventaja de que puede ser aplicado en un modelo presencial, digital o híbrido de acuerdo a las posibilidades del alumnado.

En modelo EBC promueve una enseñanza flexible para que el estudiante tenga un nivel de autonomía en lo que va a estudiar y el tiempo va a dedicar para poder completar objetivos específicos. Esta personalización motiva al alumno, que al final encuentra más valor en los contenidos y encuentra una mayor satisfacción al cumplir con sus propias metas de aprendizaje.

3. Aprendizaje colaborativo centrado en las relaciones

Durante el aislamiento, estudiantes y profesores vivieron la experiencia de las clases virtuales, las cuales, al no tener otra alternativa de interacción, pudieron tornarse agotadoras e impersonales.

Un reto que tienen por delante todas las empresas de EdTech es el de cómo utilizar la tecnología para acercar lo más posible a los partícipes del proceso educativo y cómo hacer que ésta se vuelva una herramienta para humanizar la educación y ejercitar los “soft skills” o habilidades blandas.

Si bien, parte de la descentralización de la educación de la que hablábamos anteriormente supone el fin de la relación unilateral docente-estudiante, los métodos y herramientas educativas deben enfocarse en facilitar esta interacción constante entre todos los miembros de la comunidad: estudiantes, profesores, pero también directivos y padres de familia, para que el aprendizaje se convierta en un proceso colaborativo y social.

4. Aprendizaje continuo

El mundo se mueve a pasos agigantados con la revolución tecnológica y esto impacta de gran manera los empleos y profesiones que se requerirán en el futuro próximo. Los profesionistas que quieran mantenerse competitivos no pueden conformarse con lo que saben en este momento y deben estar mentalizados a la actualización constante.

Respondiendo a esta tendencia, hoy en día existen múltiples opciones para ejercer una educación continua, y las escuelas deben adoptar esta mentalidad y acercarla a sus docentes y estudiantes. En las aulas debe existir siempre la apertura y las herramientas para que quien tenga ganas de profundizar en su aprendizaje o adquirir nuevas habilidades pueda hacerlo sin limitantes.

Asimismo, parte de esta tendencia es que las escuelas sigan en contacto con sus exalumnos a lo largo de su desenvolvimiento profesional, ya sea ofrenciéndoles nuevas oportunidades de aprendizaje o simplemente dejando las puertas abiertas para que encuentren el apoyo que necesiten.

¡Acércate a nosotros!

En Psicometrix nos fascina estar al pendiente de las últimas tendencias educativas y procuramos mantenernos actualizados e innovando. No dudes en contactarnos si quieres saber más sobre lo que le depara a la educación en el futuro próximo y cómo nuestras herramientas pueden ayudarte a mantenerte a la vanguardia educativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *