El año pasado, con el inicio de la pandemia, vivimos un cambio abrupto que obligó a la humanidad a modificar sus actividades diarias. La adaptación a las clases en línea fue un proceso difícil para los docentes, estudiantes y todo el personal educativo; mientras que en el exterior se vivía la amenaza constante de un posible contagio o la enfermedad de un ser querido.

Aunque con la vacunación y el regreso a clases presenciales parece que las cosas se acercan más a la normalidad, es verdad que la contingencia nos ha dejado marcados de diferentes maneras y si de algo estamos seguros en Psicometrix es que el cuidado de la salud mental es igual de importante que el de la salud física.

Así que, si a pesar de la emoción y esperanza que nos ha causado el regreso, también te encuentras constantemente con pensamientos ansiosos y depresivos, no estás solo, y es probable que muchos de tus alumnos y colegas se sientan de la misma manera. Esto es normal por el período de incertidumbre que hemos vivido durante los últimos meses, y por eso es muy importante que los colegios cuenten con espacios que cuiden el bienestar psicoemocional de su comunidad.

¿Qué es y cómo se manifiesta la ansiedad?

La ansiedad puede describirse como un sentimiento de inquietud, nerviosismo, preocupación, o temor por lo que está a punto de ocurrir o puede ocurrir.

La ansiedad se puede manifestar de manera diferente en cada persona, algunos síntomas comunes son:

  • Problemas de sueño
  • Fatiga
  • Dificultad para concentrarse
  • Pensamiento intrusivos y repetitivos
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Dolores de cabeza • Malestar gastrointestinal

También la ansiedad se puede hacer notar a través de comportamientos compulsivos en relación a la situación actual, como lavarse las manos repetidamente (aunque no sea necesario) o sentir miedo de estar cerca de otras personas, aún con sana distancia. Todo esto es normal y esperable por lo que nos ha tocado vivir últimamente, la buena noticia es que es posible trabajar estas emociones y aprender a lidiar con la ansiedad.

¿Cómo lidar con la ansiedad?

Si te sientes identificado con alguno de los síntomas mencionados arriba o estás a cargo de un grupo de estudiantes, te recomendamos poner en práctica algunos de estos mecanismos. Recuerda que no todos son efectivos para todas las personas, así que es importante intentar varias opciones y llevarlas a cabo de manera regular:

1. Deshazte del estigma

La ansiedad es un padecimiento real, con síntomas reales que se manifiestan físicamente, no es una señal de debilidad ni se debe reprimir o esconder. Es especialmente importante, en especial con tus estudiantes, que se sepa qué es y cuales son sus síntomas, que todos podemos padecerla, que es común dadas las circunstancias y si alguien en la comunidad la sufre debemos apoyarlo.

2. Identifica qué desata la ansiedad

No a todos nos afectan las mimas cosas, identifica qué es eso que te preocupa más e intenta encontrar posibles soluciones en caso de que ocurriera, es buena idea tenerlo por escrito para poder recurrir a él en futuras ocasiones. De esta manera hacemos frente a la incertidumbre, ya que sabremos de manera anticipada cómo podemos actuar.

3. Encuentra tus personas de apoyo

Todos necesitamos a alguien a quien recurrir en caso de que no nos sintamos bien. Busca un amigo o colega cercano con quien puedas platicar: hablar de nuestras emociones nos ayuda a identificarlas y resolverlas mejor, además de que el simple hecho de saber que cuentas con un apoyo te dará una sensación de tranquilidad.

En el aula es importante que los alumnos identifiquen, además de sus amigos, a qué área o qué profesional pueden acudir en caso de sentirse ansiosos.

4. Practica ejercicios de respiración

La respiración profunda es una de las técnicas más efectivas contra la ansiedad, pero aunque parezca algo muy simple, no a todos se nos da realizarlo de manera realmente concentrada. Una manera simple de mantener el ritmo es trazando círculos o cuadrados en la palma de la mano. También hay mucho audios y videos en internet que ayudan a realizar estos ejercicios de manera guiada.

Es buena idea realizar sesiones de respiración y meditación en el aula donde todos participen e, independientemente de si padecen ansiedad, encuentren un momento de relajación.

5. Encuentra actividades que te centren en el presente

Realizar actividades que disfrutes y que requieran que centres tu atención en ellas te permiten distraerte de pensamientos intrusivos y disfrutar el momento. Dibujar, leer ficción, o realizar actividad física son algunas actividades que puedes realizar para centrarte en el momento.

Momentos en el salón de clases donde los estudiantes puedan realizar estiramientos, colorear mandalas, escribir, o leer algo de su interés serán muy benéficos, y por supuesto, tu también puedes aprovechar este tiempo para ti.

6. Realiza una auto-charla positiva

Cuando los pensamientos ansiosos te hagan sentir que algo está mal o que corres algún riesgo, escúchalos con atención e intenta darles la vuelta de manera positiva. Por ejemplo “Sé que mi aula es segura para que yo esté aquí el día de hoy”.

Imaginar que la ansiedad en tu cabeza es una persona externa, e intentar calmarla y convencerla de que las cosas estarán bien nos ayuda a ver la situación de manera racional y a desentramar los pensamientos que nos generan ansiedad.

Si tu ansiedad te dificulta llevar a cabo tus actividades diarias o sientes que es más de lo que puedes controlar, no dudes en pedir ayuda a un profesional.

En Psicometrix también contamos con varias herramientas para detectar la ansiedad y cuidar la salud socioemocional de tus estudiantes, para identificar problemas de manera oportuna y poder brindarles tratamiento. Estaremos felices de brindarte más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *