Han pasado 35 años desde que el psicólogo Howard Gardner propuso el modelo de concepción de la mente. Para este profesor de la Universidad de Harvard, la inteligencia no es un conjunto unitario que agrupa distintas capacidades específicas, sino que es una red de conjuntos autónomos que se complementan y relacionan entre sí.


Según Howard Gardner, para el desarrollo de la vida uno necesita más de un tipo de inteligencia. Es por eso que Gardner no entra en contradicción con la definición científica de la inteligencia, como ¨la capacidad de solucionar problemas o elaborar bienes valiosos”. Además, el psicólogo lo considera un potencial biopsicológico de procesamiento de la información que se puede activar en más de un marco cultural para resolver problemas y conflictos.

Pero, ¿qué tipos de inteligencia existen? Para el Gardner, no existe un solo tipo de inteligencia. Las inteligencias múltiples y las diferentes funciones de un individuo estarían segmentadas en diversas partes del cerebro; complementándose unas con otras.

Hasta la fecha, solo existen ocho tipos de inteligencia que Howard Gardner descubrió en 1983:

  1. La inteligencia lingüística verbal.
  2. La inteligencia musical.
  3. La inteligencia lógica matemática.
  4. La inteligencia espacial.
  5. La inteligencia corporal cinestésica.
  6. La inteligencia intrapersonal.
  7. Inteligencia naturalista.
  8. Inteligencia existencial.

A su vez, Gardner afirma que cada uno de nosotros cuenta con estos ocho tipos de inteligencia, aunque cada una destacándose de diferente forma entre sí. No obstante, para este psicólogo de Harvard, ninguna sería más importante que la otra ya que se complementan entre sí. Según estudios realizados por el equipo de Psicometrix, para enfrentarnos de forma activa y exitosa a la vida, es importante dominar gran parte de ellas; independiente de la profesión que decidamos ejercer.

Es importante estimular a nuestros jóvenes hacia la inteligencia intrapersonal, la cual define en gran parte la capacidad de las personas de conocerse a sí mismas. Este proceso introspectivo no es menor, considerando el complejo contexto de estrés en el cual están inmersos nuestros alumnos. Es aquí donde la importancia de fomentar la toma de decisiones se hace fundamental, no solo en lo académico, sino que durante el transcurso de toda nuestra vida. Es sumamente importante que los docentes y los padres fomenten la toma de decisiones tanto en la escuela como en el hogar.

Es bien sabido que no se puede usar una inteligencia por sobre la otra, es decir, no es suficiente ser muy bueno en lo que haces y ser apático con las demás personas. Se debe encontrar un balance en todas las áreas de la inteligencia que nombra Gardner. Además, la mayoría de trabajos precisan del uso de los diferentes tipos de inteligencia que existen, por ende, todos deberíamos ser capaces de lograr complementarlas entre sí para obtener mejores resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *